duración de los cosméticos

Todo lo que debes saber sobre la fecha de duración de los cosméticos

Un tema demasiado importante y que por ningún motivo tienes que pasar por alto ¿Para qué vas a exponer tu piel a sufrir alergias, irritaciones o algún problema más complicado sólo por el hecho de no haber respetado la duración de un producto cosmético? Suena obvio y simple, pero es algo en lo que no todas se fijan o que, si lo hacen, genera confusión. Por lo mismo, acá va un explicativo simple y fácil sobre la fecha de duración de los cosméticos.

¿Por qué aparecen dos indicadores?

Esto es algo que suele generar mucha confusión, pero la respuesta es muy simple: existen dos fechas de duración de un cosmético. Una indica la duración de estantería de un producto y la otra la duración una vez abierto.

También te puede interesar: qué significa que un producto sea hipoalergénico.

Duración de estantería

La duración de estantería responde a lo que dura un producto una vez que está completamente elaborado y sellado, listo para ser vendido y darle uso, es decir, lo que te va a durar, por ejemplo, una crema ya elaborada, pero cerrada.

Esta duración está indicada por la fecha de elaboración y vencimiento de un producto cosmético, y es importante respetarla tanto para no sufrir problemas en la piel, como también para que su efectividad sea realmente lo que esperas. Por ejemplo, una base que es utilizada después de su fecha de vencimiento, probablemente se corte y entonces al aplicarla, no va a lucir un resultado bonito para tu piel.

Duración una vez abierto

La duración de un producto cosmético una vez abierto es muy fácil de identificar en el envase, pues tanto en el mundo occidental como oriental suele aparecer una imagen pequeñita de un pote abierto con un número en su interior: 6M, 12M, 18M, 24M, 36M.

Esto significa que una vez que abres el producto, su duración para evitar complicaciones y para que su efectividad sea la esperada es del número indicado, que va desde los 6 meses hasta los 36 meses o 3 años.

También te puede interesar: cuál es la diferencia entre rayos UVA y UVB.

Así que ya saben, si un producto huele raro, tiene una textura extraña o se nota a la vista una separación de sus componentes, probablemente es porque ya no se puede utilizar y, si te fijas en la fecha de duración, seguramente ésta te lo va a confirmar. No nos arriesguemos por tratar de hacer durar algo que ya no sirve y no acumulemos productos que ya no están aptos para ser utilizados.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú